Inicios del reino Visigodo
Compartelo en

El día a día en que se desenvolvía el Imperio romano tras la crisis del siglo II y III favoreció el gran cambio que sufriría. Ante las oleadas germánicas que sufrían de pueblos bárbaros, el imperio fue decayendo.

Ya en la primera oleada (en el siglo I), los pueblos invasores se romanizaron, y finalmente, con la segunda oleada en el siglo III, lo que nos encontramos no es otra cosa que una Roma decaída que no es ni la sombra de lo que fue.

Ante la situación creada en la provincia de Hispania tras la llegada de pueblos bárbaros pertenecientes a la segunda oleada (los suevos, vándalos y alanos) y su asentamiento en la indefensa provincia, los recién invadidos romanos de la zona de Tarraco pidieron ayuda a la metrópoli; ésta, ocupada en guerras civiles, se mostró incapaz de defender el territorio y encargó a uno de los pueblos pertenecientes a la primera oleada la defensa de Hispania, zona que los bárbaros habían arrasado y establecido un reino independiente. También se envió un mensaje similar de ayuda y apoyo a la otra capital imperial (Bizancio).

Ambas peticiones fueron atendidas, aunque con fines, eficacia y medios distintos. Así pues, los visigodos llegaron a la Península procedentes de su zona de asentamiento, la Galia, con la única misión de expulsar a los intrusos. Realizada esta tarea, y cuando ya planeaban su vuelta a la Galia, se vieron encerrados a causa de un movimiento de acoplamiento que tuvo lugar en el continente y en base al cual los francos les “cerraron el paso” (año 507).

Las tropas enviadas por Roma se vieron obligadas a hacer un nuevo asentamiento dentro del Imperio, solicitando el permiso de asentamiento en la Hispania, que éste les concedió. Se trataba de un contingente de unos 200.000 visigodos para controlar a unos 7.000.000 de hispano-romanos.

La ayuda bizantina en la operación de limpieza supuso un desplazamiento por parte de Bizancio a la Península, que fue utilizado por los visigodos en contra de los francos. Esta ayuda les supuso una pérdida del control de la zona Sur peninsular a favor de los bizantinos durante 50 años.

Con la fundación de una nueva capitalidad (Toledo), tras la pérdida de la anterior en la zona continental franca (Narbona), puede darse por comenzado el “reino visigodo” en la Península. Un reino que no pudo tener bajo su control la totalidad de la extensión peninsular y cuyo espacio geopolítico es muy variable.

El lento acercamiento de las dos posturas religiosas (los visigodos practicaban una variante del cristianismo llamada arrianismo mientras que los hispano-romanos con católicos) favoreció la unión social.

Bajo el reinado de Leovigildo las dos posturas se acercaron y se preparó un nuevo código legal que abarcó las dos sociedades; pero la muerte del monarca hizo que fuese con su sucesor, Chindasvinto, con quien se continuase la elaboración que dio sus frutos con el siguiente monarca, Recesvinto, quien, finalmente, promulgó la nueva recopilación legal, conocida como Líber Iudiciorua (654) y que tendrá entre otras características, el ser una de las recopilaciones legales de mayor duración en el tiempo: se mantuvo en vigor durante gran parte de la Edad Media.

Fuente: domusapientiae.wordpress.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Palabras Clave

13 Colonias Alemania América Precolombina Antonio José de Sucre Arachanes Argentina Armada Invencible Asedio Numancia Atahualpa Batallas Biografía Blas de Lezo Bolivia Brasil Caballeros Templarios Carlos V Celtas Chile Civilización Apache Civilización Azteca Civilización Inca Civilización Karibe Civilización Maya Civilización Mochica Civilización Nauha Civilización Tiahuanacota Civilización Totonaca Civilizaciones Precolombinas Colombia Conquista América Conquista de Argentina Conquista de Chile Conquista de Mexico Conquista del Perú Conquistadores Cristobal Colón Cristóbal Colón Cruzadas Cuba Curiosidades Decadencia del Imperio Español Descubrimiento de América Diego de Almagro Documentales de Historia Don Pelayo Ecuador Egipto El Cid Campeador El Salvador Esclavitud Escocia Esparta Estados Unidos Expulsión de los Judios Felipe II Fernando VII Flandes Florida Francia Francisco Pizarro Frases Celebres George Washington Gran Bretaña Gran Capitán Gran Colombia Grecia Guatemala Guerra Civil Guerra de Independencia Guerras Europeas Guerras Napoleónicas Guerras Religiosas Guerrillas Hernán Cortés Hispania Holanda Honduras Hoplitas Hunos Iberos Ilustración Imperio Azteca Imperio Bizantino Imperio Británico Imperio de Brasil Imperio Español Imperio Inca Imperio Mexicano Imperio Otomano Imperio Persa Imperio Portugués Imperio Romano Independencia Americana Inquisición Española Irlanda Italia Japón Juan Calvino Lautaro Leyenda Libertador Libros y Novelas Magallanes Malinche Manuel Belgrano Mapuches Martin Lutero Mexico Miguel de Cervantes Militar Napoleón Nicaragua Nueva España Nueva Granada Numancia Panamá Paraguay Pedro de Alvarado Pedro de Valdivia Perú Picunche Piratas Ponce de León Portugal Puerto Rico Reconquista Reforma Calvinista Reforma Protestante Reino Visigodo Religión Rep. Dominicana Resistencia de Cartagena Revolución francesa Reyes Católicos Samurái San Martin Santa Liga Siglo de Oro Simon Bolivar Taino Tenochtitlan Tercios Españoles Thomas Jefferson Tlaxcaltecas Trafalgar Uruguay Venezuela Videos Online Vikingos Viriato Visigodos
Copyright © 2009 - 2016 Comparte Historia Todos los derechos reservados. RPlantilla © design by neronsn. || Acerca del Sitio | Politica de Cookies | Contacto