Ir al contenido principal

La historia no contada del Gran capitán y el Rey Fernando el católico




la historia no contada del Gran capitán y el Rey Fernando el católicoAhora voy a contar el pago que dio Fernando El Católico a quien le había conquistado y entregado un reino, el de Nápoles, con tropas mal y tarde pagadas, luchando contra dos ejércitos franceses bien pagados y pertrechados. Así han sido algunos reyes españoles:

En Diciembre de 1503 en las riberas del río Garellano se produce la victoria definitiva española sobre los franceses y cae Gaeta, los franceses se retiran derrotados. El Reino de Nápoles vuelve a ser español. Gonzalo entra en Nápoles bajo arcos de triunfo levantados por el pueblo napolitano, es aclamado como si fuera un rey.

El 11 de Febrero de 1504 se firma el Tratado de Lion donde Francia reconoce la soberanía española sobre el reino de Nápoles.

El rey Fernando nombra Virrey de Nápoles a Gonzalo Fernández de Cordoba.
Gonzalo entrega a sus capitanes una serie de condados ganados a los franceses, como parte de pago por sus méritos de guerra.

El 26 de Noviembre de 1504 muere la reina Isabel de Castilla “La Católica” en Medina del Campo, la reina natural de Gonzalo Fernández de Córdoba, su gran valedora.

El 19 de Octubre de 1505 el rey de Francia y Fernando de Aragón firman el Tratado de Blois por el que se acuerda la boda entre Dña Germana de Foix (con 18 años) con Fernando el Católico (tratado y boda que trama Fernando para que su yerno Felipe “El Hermoso” no reclame el reino de Nápoles para sí y para Castilla donde él era el rey en esas fechas), ambos monarcas (Luis XII y Fernando) ceden los derechos dinásticos del reino de Nápoles a Germana y a los descendientes que hubieran de éste matrimonio, así como la devolución de las tierras francesas ganadas por el Gran Capitán en el Reino de Nápoles. O sea los condados que Gonzalo había dado a sus capitanes, esto debió de disgustar bastante a sus capitanes y al propio Gonzalo.

Durante el primer semestre del año 1506, conocedor Gonzalo de comentarios en contra de su persona salidos de la corte de los reyes en España, en el sentido de que quería ser él el rey de Nápoles. Se cruza cartas con el rey en las que le pide le releve de su cargo de Virrey y le devuelva a España concediéndole el cargo de Maestre de la Orden de Santiago, tantas veces prometida por el rey (cargo que le había “jurado por Dios nuestro Señor, por la cruz y por los cuatro Santos Evangelios”) dar a Gonzalo delante de numerosos testigos y en varias ocasiones.

El 7 de Septiembre de 1506 se presenta el rey Fernando en Nápoles junto con Dña Germana. Nada más llegar le dan al rey la noticia de la muerte de su yerno Felipe El Hermoso en Burgos, se dijo que de pulmonía (hay muchas especulaciones al respecto). Gonzalo los recibió con gran agasajo y trató de disipar los temores del rey por todos los medios, a pesar de ello el rey comprobó personalmente que los napolitanos tenian más aprecio a su general que a él mismo.

El rey con su desconfianza había decepcionado a todos, a los napolitanos y al ejército del Gran Capitán. Ante un rumor de que el rey había apresado a Gonzalo, salieron las tropas con sus capitanes al frente y llegaron a las puertas del Castel del Uovo, donde se hospedaba el rey, y tuvo que salir en persona el Gran Capitán a tranquilizar a todos y mandarlos de vuelta a sus cuarteles.

Al parecer, en esos meses en que estuvo el rey en Nápoles, ocurrió el episodio de las famosas “cuentas del Gran Capitán”. Se presentó ante el Gran Capitán el tesorero del rey en Italia llamado Francisco Sánchez, diciéndole que le mandaba el rey “para revisar las cuentas de la pasada campaña, porque hay partidas muy gruesas que no casan”. Le contesta Gonzalo que ya hace dos años que se le habían dado las cuentas. ¿A que viene esto ahora?. Ante la insistencia del tesorero, Gonzalo lo despide de malas maneras diciéndole “Yo te presentaré mañana mismo un libro con otras cuentas y verás que es la Real Cámara la que me debe dinero a mí y no al revés”. En efecto esa noche Gonzalo escribió las famosas cuentas, que más o menos decían:

“Cien millones de ducados en picos, palas y azadones para abrir trincheras y enterrar muertos”
“Ciento cincuenta mil ducados en limosnas para que frailes y monjas rezasen por los españoles”
“Doscientos millones de ducados en guantes perfumados para que los soldados no oliesen el hedor de los cadáveres enemigos”
“Ciento setenta mil ducados en reponer las campanas averiadas a causa del contínuo repicar a victoria”
Y finalmente “Cien millones de ducados por la paciencia de tener que descender a éstas pequeñeces del rey a quien HE REGALADO UN REINO”.

reconquista españa
Al parecer,el tesorero del rey Francisco Sánchez, se las leyó al rey y cuando iba por lo de los guantes perfumados, el rey le mandó callar, se puso en pié y con voz terrible ordenó que no se le volviera a hablar jamás de aquel asunto.

En 1507 entregó Gonzalo Fernández de Córdoba el mando de Nápoles y embarcó en la flota del rey de regreso a España. Había recibido ofertas del Papa Julio IIº para que tomase el mando del ejército Pontificio, asimismo Venecia le había pedido que fuera el General de su ejército, ni se planteó siquiera la posibilidad de servir a otro señor que no fuera su rey Fernando.

En Julio de 1507 la flota atraca en el puerto de Savona (Liguria) donde los espera el rey de Francia Luis XII. Sobre el malecón del puerto se encuentran los dos monarcas, Fernando El Católico y Luis XII, abrazándose, los mismos que tan sólo cuatro años antes eran enemigos y habían enfrentado a sus ejércitos a sangre y fuego en territorio napolitano. La guerra es cosa de súbditos, la paz es un asunto de reparto patrimonial entre reyes, la sangre derramada: un accidente necesario. Cuando Gonzalo, con cierta dificultad, sube por la escalera de gato al muelle, oye sobre su cabeza la voz del rey Fernando: “Ved ahí al Gran Capitán”. Gonzalo levanta la vista y ve como Luis XII va hacia él con los brazos abiertos, fue Gonzalo a besar las manos del rey francés pero éste no se lo permitió, lo ayudó a incorporarse y lo abrazó como a un igual.

Luis XII le dijo al rey Fernando emocionado: “Primo, hoy es un día venturoso en el que he visto cumplidos tres deseos que albergaba mi corazón: ver con mis propios ojos a vuestra señoría, a mi sobrina la reina Germana y muy especialmente conocer al Gran Capitán, pues os aseguro que si hoy no hubiera venido con vos, habría de buscar la manera de poderlo ver donde él quisiera y me señalase”.

Esto dejó confuso al Gran Capitán y sobretodo a Fernando de Aragón. Volvió a abrazar a Gonzalo que ya no sabía qué hacer ni a donde mirar. Toda la escena era contemplada por el señor D´Aubigny, Everaldo Stewart y los capitanes franceses, enemigos que tanta guerra le habían dado, todos ellos sonrientes allí estaban: Jacques de Chabannes señor de la Pallisse, Luis D´Ars, el gran Bayardo (el caballero sin tacha). A todos ellos los había vencido en el campo de batalla, y a varios mas que murieron luchando contra él como el Duque de Nemours, el de Monpensier etc. Ahora todos le abrazaron. Tres días duraron los fastos de Savona, cada día el rey Luis XII parecía más interesado en cumplimentar a Gonzalo de Córdoba que a la pareja real de Fernando y Germana. Curiosa actitud del rey francés.

En un almuerzo el rey francés le dijo a Fernando: “Mande vuestra majestad al Gran Capitán que se siente a la mesa con nosotros, que quien a rey vence, con reyes merece sentarse”. Fernando de Aragón, con cara de palo y voz cavernosa le dijo a Gonzalo: “Sentaos con nos, Gran Capitán, pues su señoría lo manda”. La comida fue un contínuo agasajo del rey francés hacia Gonzalo. Al tercer día, al atardecer, el rey Luis XII pidió a Gonzalo dar un paseo a caballo, cabalgaron horas y horas en animada charla, los dos solos, por la marina de Savona, ya amanecía cuando volvieron juntos al campamento. Si Gonzalo hubiese hecho la más mínima insinuación, Luis XII le hubiera dado cualquier cosa por tenerlo a su lado. Fernando de Aragón decidió que ya estaba bien y que era hora de regresar. A la mañana zarparon hacia España.

Llegan a España, desembarcan en el puerto de Valencia. Pasan los meses y el rey no cumple con sus juramentos de darle el Maestrazgo de Santiago. Le concede la ciudad de Loja donde se retira a vivir el Gran Capitán.

RRCC
En 1508 a causa de un agravio, que le hace un sobrino de Gonzalo, al rey Fernando El Católico, éste, como castigo, ordena la demolición del Castillo de Montilla, la casa familiar de los Fernández de Córdoba y donde había nacido Gonzalo y se había criado de niño. El rey no hace caso a las súplicas que le hace Gonzalo, su Gran Capitán, súplicas que también hacen casi toda la nobleza de España. No quedó una piedra sobre otra del Castillo de Montilla, los campos de cultivo fueron también arrasados. Lo que más le preocupaba a Gonzalo eran los criados de toda la vida que quedaban en la calle, y los campesinos y labradores que corrieron igual suerte. A partir de aquí la enemistad con el rey ya fue manifiesta.

Nunca se ha visto en la historia que un rey poderoso, como lo era Fernando El Católico, tuviera miedo primero, envidia después, receloso siempre y al final ejerciera la venganza sobre el mejor Capitán y siervo que tuvo en todo su reino como fue Gonzalo Fernández de Córdoba, que por dos veces le conquistó un reino como el de Nápoles, que antes luchó de forma destacada en la guerra de Granada, que pactó con Boabdil su rendición, que años después acabó con la rebelión de Las Alpujarras, entre otros muchos servicios. Así era el rey Fernando de Aragón “El Católico”, así pagó a su mas leal y fiel servidor.

Parecido pago hizo Fernando IIº de Aragón a otros muchos soldados que lucharon por él y por España. A Pedro Navarro, uno de los mejores capitanes que sirvieron bajo el mando de Gonzalo, el rey Católico le quita el condado de Oliveto que había recibido de Gonzalo siendo Virrey de Nápoles, se lo da a los franceses en el Tratado de Blois como he dicho, sin darle compensación alguna, a pesar de ello, siguió en Italia como soldado de Fernando, participó en la guerra de Ravena en 1512, otra vez contra los franceses, fue herido y apresado por los franceses, estuvo más de dos años preso en Loches, esperando que su rey Fernando lo liberase pagando su rescate, harto y cansado de estar preso, solicitó ser acogido por el rey francés, éste lo aceptó de inmediato, se desnaturalizó del rey Fernando y al servicio de Francia luchó contra Alemania y España.

D. Gonzalo Fernández de Córdoba muere en 1515, en Loja, a la edad de 62 años. Recibió sepultura en la Iglesia de San Francisco, en Granada.

Años después, el Emperador Carlos Iº de España y Vº de Alemania, nieto de Fernando IIº de Aragón, quiso remediar, al menos en parte, el mal pago que su abuelo había dado al Gran Capitán, por lo que mandó construir, a sus expensas, una capilla en el Monasterio de los Jerónimos que fuera sepulcro definitivo de Gonzalo y su familia, los maestros Jacobo Florentino y Diego de Siloé la decoraron con bellas pinturas y estatuas orantes. En 1552, a los 37 años de la muerte de Gonzalo, se trasladaron a ésta capilla, desde la Iglesia de San Francisco, los restos del Gran Capitán, acompañados con los de sus hermanos, hijos y su mujer María Manrique.

El cortejo llevaba las banderas y estandartes que pregonaban sus glorias militares. El traslado tuvo gran solemnidad, lo abría la Cruz de la Iglesia Mayor, 450 religiosos, clérigos con velas, los Capellanes reales, el Cabildo con tres capillas: la Real, la del Duque y la Mayor, los ocho féretros, a continuación el caballero de Jaén D. Juan Peláez de Berrio, soldado superviviente de las guerras de Nápoles que fue el primero que entró en Castelnovo, el cual llevaba el estoque del Gran Capitán, cuya cruz, manzana y empuñadura eran de oro y plata labradas a martillo. Seguía la presidencia con todos los estandartes y, detrás, los caballeros de Córdoba, su tierra, y los de Granada, presididos por el Marqués de Cerralbo. El poeta Juan Latino dedicó una composición a éste traslado.

En febrero de 2006 se constató, por el Instituto Andaluz de Patrimonio, mediante análisis de ADN, que los restos humanos depositados en dicha tumba de los Jerónimos ¡¡ no son los del Gran Capitán!!, sin lugar a dudas. Ahora mismo se está investigando de quien son los restos que se suponían eran de Gonzalo y se está a la búsqueda de los restos auténticos. Todos nos tememos que el ejército napoleónico hizo de las suyas, debieron de profanar la tumba, seguramente buscando venganza de las numerosas derrotas sufridas por sus antepasados en el reino de Nápoles, a buenas horas...

Fuente(s): lahistoriajamascontadamrviciano.blogspot.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Legado de los Incas

El legado de las antiguas culturas andinas, como la Chavín, Paracas, Huari, Tiahuanaco y otros, fue la base sobre la que el Imperio de los Incas desarrollaron una civilización agraria y teocrática que, a pesar de su poder y extensión, no pudo resistir el avance de los conquistadores españoles.

El imperio Inca, también llamado Tahuantinsuyo (cuatro direcciones), data del siglo XII. Tuvo su período más próspero en el siglo XV, cuando se expandió geográficamente y culturalmente. A mediados del siglo XVI, reunió a más de 12 millones de personas que hablan por lo menos veinte idiomas. Habían conquistado un vasto territorio que se extendía a lo largo del Océano Pacífico y los Andes, desde el río Putumayo (que marca hoy en día la frontera norte del Ecuador) hasta el río Maule en Chile central, que cubre aproximadamente 4.800 kilometros de longitud .

La palabra Inca que significa "jefe", "Príncipe". Los conquistadores españoles llamaron a los nativos de la "gente de lo…

Los Tercios Españoles

Un tercio era una unidad militar del Ejército español durante la época de la Casa de Austria. Los tercios fueron famosos por su resistencia en el campo de batalla, formando la élite de las unidades militares disponibles para los reyes de España de la época.

Los tercios fueron la pieza esencial de la hegemonía terrestre, y en ocasiones también marítima del Imperio español. El tercio es considerado el renacimiento de la infantería en el campo de batalla y es muy comparado con las legiones romanas o las falanges de hoplitas macedónicas.

Los Tercios españoles fueron el primer ejército moderno europeo, entendiendo como tal un ejército formado por voluntarios profesionales, en lugar de las levas para una campaña y la contratación de mercenarios usadas típicamente en otros países europeos.

El cuidado que se ponía en mantener en las unidades un alto número de "viejos soldados" (veteranos) y su formación profesional, junto a la particular personalidad que le imprimieron los orgulloso…

El Imperio Inca

El Imperio Inca fue la etapa en que la civilización Inca logró su máximo nivel organizativo y se consolidó como el estado prehispánico de mayor extensión en América.

Abarcó los territorios andinos y circundantes desde San Juan de Pasto, al norte, hasta el río Maule, al sur; actualmente territorios del sur de Colombia, pasando por Ecuador, Perú, Bolivia, hasta el centro de Chile y el noroeste de Argentina.

El Tawantinsuyu (nombre original que tuvo el imperio) significa en quechua: "las cuatro regiones" y proviene de la división en suyos que tuvo: Chinchaysuyu al norte, Collasuyu al sur, Antisuyu al este y Contisuyu al oeste.

La capital del Imperio fue la ciudad de Cusco (conocida como el "ombligo del mundo"), por ser el centro de desarrollo de la etnia Inca desde sus inicios y su fundación -según la tradición- por Manco Cápac.
El imperio comenzó a formarse a partir de la victoria de Pachacútec frente a la confederación de estados chancas en el año 1438.

Luego de la …

Los Guerreros Incas

El Ejército Inca era un ejército multiétnico encargado de defender la soberanía de sus tierras, expandirlas y sofocar rebeliones. A menudo era también usado para intereses políticos como las ejecuciones o golpes de Estado.

A medida que la soberanía inca crecía en tamaño y población el ejército hacía igual. Las mayores concentraciones de guerreros incas en las épocas del esplendor del imperio llegaron a componer 200.000 guerreros en un solo ejército

El militarismo que tenía la monarquía inca hacía de éste un importante cargo. A los soldados se les brindaba alimentación, vestimenta y una ayuda estatal en reemplazos para su familia en lo que respectaba a la actividad agraria que el levado debería estar cumpliendo, de tal manera que ser guerrero permanente no era un mal cargo y hasta inclusive ocupaba su propio espacio en la pirámide político-social.

Cuando volvían de una campaña exitosa a Cusco, niños y mujeres los recibían como héroes y se hacía una ceremonia en honor a ellos. La ceremo…

La Conquista de Mexico

La Conquista de México se refiere principalmente al sometimiento del estado mexica o azteca, lograda por Hernán Cortés en el nombre de Carlos I y a favor del entonces rampante imperio español entre 1519 y 1521, año en que cayó la ciudad de México-Tenochtitlan en poder de los conquistadores españoles.

Hubo otras expediciones y campañas militares, tanto de Hernán Cortés como de sus capitanes, entre 1521 y 1525, en la zona central, norte y sur del territorio de la actual nación mexicana, las cuales fueron estableciendo paulatinamente, los límites de la Nueva España.

A partir de estos acontecimientos que modificaron drásticamente la geopolítica mundial en los albores del siglo XVI, habrían de transcurrir aproximadamente tres siglos de dominación y colonialismo para que gran parte de los territorios, cuya épica conquista aquí se relata, se transformaran por medio de una guerra de independencia, en lo que es hoy finalmente la República de México.

Las conquistas y colonizaciones de la peníns…

El Origen de Los Taínos

Los taínos integraron una raza indígena dentro de la familia lingüística arahuaca y eran procedentes del área de lo que ahora es Venezuela, aunque a lo largo de los siglos fueron poblando las distintas islas del arco antillano.

Cuando los taínos propiamente dichos llegaron al Caribe, éste ya estaba habitado por otros pueblos, también arahuacos como los iñeris y los siboneyes, y otros pueblos más antiguos como los guanahatabeyes-arcaico, macorís y los ciguayos (macorís de arriba)

Cuando los primeros navegantes españoles llegaron a las islas del Caribe, los diversos cacicazgos de La Española estaban en plena lucha etnias caribes procedentes de América del sur y que ya habían conquistado las Antillas Menores. En ese entonces la sociedad taína se dividía en unos cinco reinos controlados por caciques, a quienes se les pagaba tributo. De las Casas en su libro Historia General de las Indias relata que en el año de 1508 quedaban unos 60.000 taínos en isla de La Española, para 1531 la explota…

El Origen de los Mexicas

La historia del origen de los mexicas no debe verse principalmente como una narración históricamente fidedigna, sino como una invención de valor simbólico. De hecho, a que a partir de 1428 Tlacaélel impulsa una reforma de la historia mexica, buscando que su pasado se adecue a la nueva posición del grupo en la política regional. Esta reforma no busca borrar el pasado, sino realzar su origen y equipararlo a los de las dinastías dominantes, formando así parte de los regímenes zuyuanos, tan propios de las culturas mesoamericanas del posclásico.

Así, la información debe cernirse para saber lo que en realidad pasó; analizando las fuentes históricas, encontramos que hay sucesos que se marcan de manera especial, que sobresalen. Continuando con este análisis, reconstruimos la verdadera historia de los mexicas, pueblo cuyo primer asentamiento en el altiplano central ocurre en la región de Tenayuca, fundando el poblado de Huixachtitlan en 1240, de donde se extienden a otras localidades.


Orígenes…

La Reforma Protestante

Durante el siglo XVI, varios religiosos, pensadores y políticos intentaron provocar un cambio profundo y generalizado en los usos y costumbres de la Iglesia Católica en la Europa Occidental, especialmente con respecto a las pretensiones papales de dominio sobre toda la cristiandad.

A este movimiento religioso se le llamará posteriormente Reforma Protestante, por ser un intento de reformar la Iglesia Cristiana buscando la revitalización del cristianismo primitivo y que fue apoyado políticamente por un importante grupo de príncipes y monarcas que "protestaron" contra una decisión de su emperador. Este movimiento hundía sus raíces en elementos de la tradición católica medieval, como el movimiento de la Devoción moderna en Alemania y los Países Bajos, que era una piedad laica antieclesiástica y centrada en Cristo.

Además, la segunda generación del humanismo la siguió en gran medida. Comenzó con la predicación del sacerdote católico agustino Martín Lutero, que revisó las doctrina…

Descubrimiento de América

La expresión descubrimiento de América se usa habitualmente para referirse a la llegada a América de un grupo expedicionario español que, representando a los Reyes Católicos de Castilla y Aragón, partieron desde el Puerto de Palos de la Frontera, comandados por Cristóbal Colón, y llegaron el viernes 12 de octubre de 1492 a una isla del mar Caribe llamada Guanahani. Los viajes de los portugueses a India siguiendo la costa Africana significaron un estímulo para quienes creían en la ruta hacia el oeste como el camino más corto para llegar hasta Asia. Cristóbal Colón fue partidario de esta hipótesis. Apoyado por la monarquía española, organizó un viaje de exploración que lo condujo a la costa americana en 1492. Cristóbal Colón creía que había llegado al continente asiático, denominado por los europeos Indias y murió sin saber que había llegado a un continente desconocido por los europeos.

La expresión "descubrimiento de América" para referirse a la llegada de Colón al continente…