Ir al contenido principal

Los Lansquenetes Alemanes

Lansquenete (en alemán Landsknecht, servidor del país (de «Land», tierra o país y «Knecht», servidor), nombre con que se designó a algunos mercenarios alemanes que operaron entre el siglo XV y el XVII.


Los lansquenetes pertenecían a una clase de soldados de infantería que al principio no eran más que unos siervos que hacían la guerra en calidad de peones, y servían a los caballeros de palafreneros, sin llevar más armas que una pica. Más tarde ya formaron cuerpos independientes de piqueros, que se distinguían por llevar vistosos uniformes y llegaron a constituir la base de la infantería alemana en la época del Renacimiento. La infantería de lansquenetes peleó también en España al lado de los tercios españoles mientras reinaba la casa de Austria.


Etimología

El origen del término esta en las palabras de origen alemán Land (tierra, país) y Knecht (siervo), originariamente acuñado por Pedro de Hagenbach para designar a los soldados de infantería mercenarios suavos del Sacro Imperio Romano Germánico. Vendrían a ser como gente del campo en contraposición a la gente de la montaña, o sea los mercenarios suizos. Ya a principios del siglo XVI el término acabó derivando en Lanzknecht debido a la asociación del término con la palabra Lanze (lanza), que era su principal arma.

Historia

Maximiliano I de Habsburgo creó los primeros regimientos de lansquenetes. Pidió a Jorge de Frundsberg, también conocido como el Padre de los Lansquenetes, que le ayudara en su organización. Posteriormente lucharían en casi todas las campañas militares del siglo XVI, a veces enfrentados en ambos bandos. El Lansquenete, entrenado inicialmente por maestros Suizos con las técnicas de los mercenarios suizos, acabó contribuyendo a su derrota, ya que las formaciones en la batalla dependían en exceso de los combates mano a mano, siendo demasiado vulnerables a la mayor potencia de fuego de la Artillería y los arcabuces. El poder de la artillería Francesa o de la Española supuso un gran revés para las formaciones Suizas, y además en frente tenían el muro de picas de los Lansquenetes que acababan rematando las agotadas columnas suizas una vez terminado el ataque de artillería.
Abanderado lucha contra cinco lansquenetes, grabado de Daniel Hopfer.

Los Lansquenetes, aunque de carácter más bien conservador en el uso de armas y siempre con mayoría de piqueros, estaban más dispuestos a emplear armas de fuego que los Suizos, ya que sus tácticas dependían menos de las cargas a la carrera y, como soldados imperiales, en las formaciones luchaban mezclados con Españoles que usaban frecuentemente el arcabuz y, más tarde, el mosquete.

Típicamente, los Lansquenetes eran de Suabia, Alsacia, Flandes, y Renania, aunque los últimos regimientos se formaban de hombres de cualquier parte de Europa.

Su comportamiento en el campo de batalla era muy variable. A veces, como en la Batalla de Pavía, se mostraban como el instrumento fundamental para la victoria. Sin embargo, en muchas otras ocasiones (como en las posteriores Guerras Italianas, Guerras Religiosas Francesas y Guerra de los Ochenta Años) su valentía y disciplina es fácilmente criticable, y las formaciones Españolas de la Armada Imperial solían rechazar el uso de Lansquenetes en las batallas. Se dice que el Duque de Alba solo los contrataba para que no engrosaran las filas de sus enemigos, y que nunca tuvo la intención de luchar con ellos. Los Hugonotes despreciaron a sus mercenarios después de de estos se llevaran la peor parte en la carga de los piqueros Suizos en la Batalla de Dreux.

Organización


Lansquenete con su esposa. Grabado de Daniel Hopfer. La enorme Zweihänder descansa sobre su hombro, y la pequeña Katzbalger esta en su cadera. Son sus dos principales símbolos.

Normalmente el número de hombres de un regimiento variaba desde los 4.000 hasta los 10.000, según las circunstancias, o incluso a veces de más hombres - la Banda Negra, que generalmente estaba considerado como un regimiento de lansquenetes, se componía de 17.000 hombres cuando fue contratada por los Franceses en 1515. Esta flexibilidad es la que les permitía ser utilizados para diversas funciones según las condiciones de la batalla.

El Obrist (equivalente a un Coronel) era el encargado de reclutar al regimiento para el Emperador. Primero reclutaba a su segundo, el Locotenent (un Teniente Coronel), a su personal de servicio y a los Hauptmann (Capitán) que dirigían las Fähnleins (Compañias). Luego cada Hauptmann nombraba a su Teniente y Alférez. Otros rangos incluían Comandante de la Corte Marcial y oficiales al cargo del abastecimiento y logística.

Los reclutas debían cumplir unas condiciones para ser aceptados: tener armas propias, un jubón y calzado. La condición de poseer equipo propio, junto al uso masivo de picas, son características rescatadas de la antigua tradición de los hoplitas griegos.

Las Fähnleins solían componerse de 400 hombres, de los cuales los 100 más experimentados y mejor equipados recibían el doble de paga que sus compañeros, por lo que eran denominados Doppelsöldner.

La Tross eran los acompañantes o "tren de equipaje" que viajaban junto a cada Lansquenete, llevando sus artículos militares, la comida y las pertenencias de cada uno y su familia. La Tross estaba compuesto tanto por sirvientes y artesanos, como por mujeres y niños.


Armas

Los Lansquenetes fueron entrenados en el uso de las famosas picas largas y en tácticas de formaciones de falanges de piqueros desarrolladas por los Suizos. La mayoría de ellos usaban picas, pero otros destinados a proporcionar asistencia a los piqueros usaban otras armas. Por ejemplo, un Lansquenete experimentado podía ser designado como Doppelsöldner, y en lugar de utilizar la misma pica que usaban los reclutas más recientes, empleaba una alabarda o partesana de más de 2 metros de larga, o, más famosa aún, una Zweihänder, una espada de dos manos de 2 metros (a veces también es llamada Beidhänder). Estas grandes espadas podían ser utilizadas para destrozar las puntas de las picas del enemigo, o más probablemente para golpearlas de lado y desorganizar las filas y conseguir romper la línea enemiga.
Ernesto Friedrich, Margrave de Baden-Durlach.

Sin embargo, el valor táctico de los Doppelsöldner debe haber sido muy limitado, e incluso haberse reducido después de 1510 (aunque las pruebas gráficas de la utilización de estas espadas en primera línea de batalla sigue existiendo hasta bien entrado el siglo XVI) - sus adversarios Suizos habían rechazado su uso incluso a principios del siglo XV, ya que el arma era demasiado grande y su uso se limitaba a la lucha contra las picas. "Doppelsöldner" significaba "doble mercenario", ya que su paga era el doble del salario de alguien con menos experiencia.

Otros Lansquenetes utilizaban el arcabuz, el precursor del mosquete. Al principio de ser formados los Lansquenetes, los Arcabuceros representaban una octava parte del total de soldados. Gradualmente su número fue ampliándose hasta representar la cuarta parte del regimiento.

El arma por excelencia del Lansquenete era una espada corta con los gavilanes en forma de lazo llamada Katzbalger, que se llevaba además del arma principal. De hecho, la Katzbalger era considerada como el auténtico símbolo de los Lansquenetes. Los ilustradores Suizos ponían mucho cuidado en este aspecto, e indicaban que un mercenario era un Lansquenete pintando esta espada junto a su dueño.

Ropaje

Sin embargo, lo que más caracterizaba a los Lansquenetes eran sus ropas, en principio similares a las de Suizos, y luego más tarde anárquicamente excesivas. El Jubón era de tipo acuchillado con mangas abullonadas. La camisa era muy ancha y con aparente desgaste, formada por diferentes capas de tela de distintos colores. El calzón o batanga era ancho, largo y también acuchillado, a veces adornado con ligas de colores. Las calzas eran ligeras y se sujetaban al pie mediante una tira. Los zapatos generalmente eran planos. Solían usar una gran boina plana como sombrero, adornada con altas plumas de colores. Su vestimenta les hacía inconfundibles debido a su excesivo colorido.

Extraido en Wikipedia

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Legado de los Incas

El legado de las antiguas culturas andinas, como la Chavín, Paracas, Huari, Tiahuanaco y otros, fue la base sobre la que el Imperio de los Incas desarrollaron una civilización agraria y teocrática que, a pesar de su poder y extensión, no pudo resistir el avance de los conquistadores españoles.

El imperio Inca, también llamado Tahuantinsuyo (cuatro direcciones), data del siglo XII. Tuvo su período más próspero en el siglo XV, cuando se expandió geográficamente y culturalmente. A mediados del siglo XVI, reunió a más de 12 millones de personas que hablan por lo menos veinte idiomas. Habían conquistado un vasto territorio que se extendía a lo largo del Océano Pacífico y los Andes, desde el río Putumayo (que marca hoy en día la frontera norte del Ecuador) hasta el río Maule en Chile central, que cubre aproximadamente 4.800 kilometros de longitud .

La palabra Inca que significa "jefe", "Príncipe". Los conquistadores españoles llamaron a los nativos de la "gente de lo…

Los Tercios Españoles

Un tercio era una unidad militar del Ejército español durante la época de la Casa de Austria. Los tercios fueron famosos por su resistencia en el campo de batalla, formando la élite de las unidades militares disponibles para los reyes de España de la época.

Los tercios fueron la pieza esencial de la hegemonía terrestre, y en ocasiones también marítima del Imperio español. El tercio es considerado el renacimiento de la infantería en el campo de batalla y es muy comparado con las legiones romanas o las falanges de hoplitas macedónicas.

Los Tercios españoles fueron el primer ejército moderno europeo, entendiendo como tal un ejército formado por voluntarios profesionales, en lugar de las levas para una campaña y la contratación de mercenarios usadas típicamente en otros países europeos.

El cuidado que se ponía en mantener en las unidades un alto número de "viejos soldados" (veteranos) y su formación profesional, junto a la particular personalidad que le imprimieron los orgulloso…

El Imperio Inca

El Imperio Inca fue la etapa en que la civilización Inca logró su máximo nivel organizativo y se consolidó como el estado prehispánico de mayor extensión en América.

Abarcó los territorios andinos y circundantes desde San Juan de Pasto, al norte, hasta el río Maule, al sur; actualmente territorios del sur de Colombia, pasando por Ecuador, Perú, Bolivia, hasta el centro de Chile y el noroeste de Argentina.

El Tawantinsuyu (nombre original que tuvo el imperio) significa en quechua: "las cuatro regiones" y proviene de la división en suyos que tuvo: Chinchaysuyu al norte, Collasuyu al sur, Antisuyu al este y Contisuyu al oeste.

La capital del Imperio fue la ciudad de Cusco (conocida como el "ombligo del mundo"), por ser el centro de desarrollo de la etnia Inca desde sus inicios y su fundación -según la tradición- por Manco Cápac.
El imperio comenzó a formarse a partir de la victoria de Pachacútec frente a la confederación de estados chancas en el año 1438.

Luego de la …

Los Guerreros Incas

El Ejército Inca era un ejército multiétnico encargado de defender la soberanía de sus tierras, expandirlas y sofocar rebeliones. A menudo era también usado para intereses políticos como las ejecuciones o golpes de Estado.

A medida que la soberanía inca crecía en tamaño y población el ejército hacía igual. Las mayores concentraciones de guerreros incas en las épocas del esplendor del imperio llegaron a componer 200.000 guerreros en un solo ejército

El militarismo que tenía la monarquía inca hacía de éste un importante cargo. A los soldados se les brindaba alimentación, vestimenta y una ayuda estatal en reemplazos para su familia en lo que respectaba a la actividad agraria que el levado debería estar cumpliendo, de tal manera que ser guerrero permanente no era un mal cargo y hasta inclusive ocupaba su propio espacio en la pirámide político-social.

Cuando volvían de una campaña exitosa a Cusco, niños y mujeres los recibían como héroes y se hacía una ceremonia en honor a ellos. La ceremo…

La Conquista de Mexico

La Conquista de México se refiere principalmente al sometimiento del estado mexica o azteca, lograda por Hernán Cortés en el nombre de Carlos I y a favor del entonces rampante imperio español entre 1519 y 1521, año en que cayó la ciudad de México-Tenochtitlan en poder de los conquistadores españoles.

Hubo otras expediciones y campañas militares, tanto de Hernán Cortés como de sus capitanes, entre 1521 y 1525, en la zona central, norte y sur del territorio de la actual nación mexicana, las cuales fueron estableciendo paulatinamente, los límites de la Nueva España.

A partir de estos acontecimientos que modificaron drásticamente la geopolítica mundial en los albores del siglo XVI, habrían de transcurrir aproximadamente tres siglos de dominación y colonialismo para que gran parte de los territorios, cuya épica conquista aquí se relata, se transformaran por medio de una guerra de independencia, en lo que es hoy finalmente la República de México.

Las conquistas y colonizaciones de la peníns…

El Origen de Los Taínos

Los taínos integraron una raza indígena dentro de la familia lingüística arahuaca y eran procedentes del área de lo que ahora es Venezuela, aunque a lo largo de los siglos fueron poblando las distintas islas del arco antillano.

Cuando los taínos propiamente dichos llegaron al Caribe, éste ya estaba habitado por otros pueblos, también arahuacos como los iñeris y los siboneyes, y otros pueblos más antiguos como los guanahatabeyes-arcaico, macorís y los ciguayos (macorís de arriba)

Cuando los primeros navegantes españoles llegaron a las islas del Caribe, los diversos cacicazgos de La Española estaban en plena lucha etnias caribes procedentes de América del sur y que ya habían conquistado las Antillas Menores. En ese entonces la sociedad taína se dividía en unos cinco reinos controlados por caciques, a quienes se les pagaba tributo. De las Casas en su libro Historia General de las Indias relata que en el año de 1508 quedaban unos 60.000 taínos en isla de La Española, para 1531 la explota…

El Origen de los Mexicas

La historia del origen de los mexicas no debe verse principalmente como una narración históricamente fidedigna, sino como una invención de valor simbólico. De hecho, a que a partir de 1428 Tlacaélel impulsa una reforma de la historia mexica, buscando que su pasado se adecue a la nueva posición del grupo en la política regional. Esta reforma no busca borrar el pasado, sino realzar su origen y equipararlo a los de las dinastías dominantes, formando así parte de los regímenes zuyuanos, tan propios de las culturas mesoamericanas del posclásico.

Así, la información debe cernirse para saber lo que en realidad pasó; analizando las fuentes históricas, encontramos que hay sucesos que se marcan de manera especial, que sobresalen. Continuando con este análisis, reconstruimos la verdadera historia de los mexicas, pueblo cuyo primer asentamiento en el altiplano central ocurre en la región de Tenayuca, fundando el poblado de Huixachtitlan en 1240, de donde se extienden a otras localidades.


Orígenes…

La Reforma Protestante

Durante el siglo XVI, varios religiosos, pensadores y políticos intentaron provocar un cambio profundo y generalizado en los usos y costumbres de la Iglesia Católica en la Europa Occidental, especialmente con respecto a las pretensiones papales de dominio sobre toda la cristiandad.

A este movimiento religioso se le llamará posteriormente Reforma Protestante, por ser un intento de reformar la Iglesia Cristiana buscando la revitalización del cristianismo primitivo y que fue apoyado políticamente por un importante grupo de príncipes y monarcas que "protestaron" contra una decisión de su emperador. Este movimiento hundía sus raíces en elementos de la tradición católica medieval, como el movimiento de la Devoción moderna en Alemania y los Países Bajos, que era una piedad laica antieclesiástica y centrada en Cristo.

Además, la segunda generación del humanismo la siguió en gran medida. Comenzó con la predicación del sacerdote católico agustino Martín Lutero, que revisó las doctrina…

Descubrimiento de América

La expresión descubrimiento de América se usa habitualmente para referirse a la llegada a América de un grupo expedicionario español que, representando a los Reyes Católicos de Castilla y Aragón, partieron desde el Puerto de Palos de la Frontera, comandados por Cristóbal Colón, y llegaron el viernes 12 de octubre de 1492 a una isla del mar Caribe llamada Guanahani. Los viajes de los portugueses a India siguiendo la costa Africana significaron un estímulo para quienes creían en la ruta hacia el oeste como el camino más corto para llegar hasta Asia. Cristóbal Colón fue partidario de esta hipótesis. Apoyado por la monarquía española, organizó un viaje de exploración que lo condujo a la costa americana en 1492. Cristóbal Colón creía que había llegado al continente asiático, denominado por los europeos Indias y murió sin saber que había llegado a un continente desconocido por los europeos.

La expresión "descubrimiento de América" para referirse a la llegada de Colón al continente…