Ir al contenido principal

Batalla de Sipe Sipe 1811

La Batalla de Sipe Sipe o Batalla de Amiraya fue un enfrentamiento entre el Ejército Real del Perú comandado por el brigadier José Manuel de Goyeneche, por un lado, y las milicias de la Intendencia de Cochabamba y fuerzas del Ejército del Norte, que respondían al brigadier Francisco del Rivero y a Eustoquio Díaz Vélez, por el otro. La victoria de los realistas españoles en esta batalla, librada el 13 de agosto de 1811, permitió a Goyeneche ocupar la ciudad de Cochabamba y avanzar su ejército hacia el sur del Alto Perú.



Antecedentes: la revolución de Chuquisaca
La Intendencia de Chuquisaca se había alzado contra el dominio hispánico en 1809, ante la llegada de fuerzas enviadas desde Buenos Aires y desde el Virreinato del Perú, los líderes de la insurrección depusieron su actitud. Sin embargo esta revolución fue tenida en cuenta por los rioplatenses cuando se produjo la deposición del virrey Cisneros en Buenos Aires, el 25 de mayo de 1810, ya que enseñó que una revolución, para triunfar, debía expandirse a través de conquistas militares.

Siguiendo esta lógica, los revolucionarios de Buenos Aires enviaron un Ejército Auxiliar para expandir su causa en las provincias internas del virreinato. Este ejército avanzó hacia el Alto Perú, mientras que desde el Virreinato del Perú se enviaban para enfrentarlo tropas comandadas por el brigadier Goyeneche. Aprovechando la cercanía del Ejército Auxiliar de Buenos Aires, el 15 de septiembre los habitantes de Cochabamba se levantaron contra los realistas y formaron una junta de gobierno presidida por el coronel Francisco del Rivero. La revolución se contagió a la villa de Oruro y entorpeció los planes de los realistas, que se preparaban para enfrentar al Ejército Auxiliar.


Mientras este ejército, comandado por Castelli y González Balcarce, se aproximaba a Tupiza, tropas irregulares cochabambinas derrotaban a una división realista en la batalla de la posta de Aroma (14 de octubre de 1810), en las cercanías de Oruro. De esta forma la vanguardia realista quedó cortada del grueso del ejército y fue derrotada por el Ejército Auxiliador en la batalla de Suipacha (7 de noviembre). Esta última victoria tuvo como consecuencia que las tropas de Goyeneche se replegaran tras el río Desaguadero, límite con el Virreinato del Perú.

En reconocimiento a la contribución de Cochabamba, el 21 de noviembre de 1810 la Junta Gubernativa creó un regimiento de infantería de Línea al que dio el número 7, llamándolo Regimiento de Cochabamba. Esta tropa, comandada por Francisco del Rivero, y por el teniente coronel Bartolomé Guzmán, se unió al Ejército Auxiliar y luchó en la batalla de Huaqui (junio de 1811). Tras la derrota de los revolucionarios, los cochabambinos se replegaron hacia su provincia mientras los restos del Ejército Auxiliar se retiraban hacia Potosí.

Goyeneche retoma el Alto Perú

Tras su victoria en la batalla de Huaqui, Goyeneche retrocedió a su campamento detrás del río Desaguadero para reorganizar las tropas. Recién el 3 de julio se puso en marcha hacia el sur para pacificar el Alto Perú alzado en armas. Ya sin el respaldo del Ejército Auxiliar enviado desde Buenos Aires, la situación de los revolucionarios altoperuanos se hizo más comprometida y en varias ciudades se evaluó como inconveniente resistir por las armas. Al mismo tiempo, Goyeneche avanzaba procurando calmar a la población con bandos benevolentes, donde ofrecía perdón por los errores (es decir, adherirse a la revolución).

La ciudad de La Paz se acogió a esta actitud reconciliadora y no ofreció resistencia, de modo que los realistas entraron en ella el 10 de julio, y al día siguiente iniciaron la marcha sobre Oruro. Mientras realizaba esta marcha Goyeneche recibió la noticia de su ascenso a general de división, en reconocimiento a su triunfo en Huaqui.


Oruro tampoco opuso resistencia, fiada en las proclamas benevolentes de Goyeneche, el cual entró en ella el 22 de julio, convirtiéndola en cuartel general de su campaña. Desde allí destacó una división a Potosí, mientras invitaba a los revolucionarios de Cochabamba a renunciar a la lucha. Los cochabambinos hicieron caso omiso de estas proclamas y concentraron sus fuerzas en torno a su ciudad capital al tiempo que destacaron partidas hacia el norte, cerca de Calamarca. Estas fuerzas lograron convulsionar aquella región y encender nuevamente la chispa de la rebelión en la ciudad de La Paz.

La situación en al Alto Perú se había vuelto compleja: el grueso de las fuerzas revolucionarias se hallaba en torno a Cochabamba, y la caída de Potosí les privaba del apoyo del Ejército Auxiliar, que se replegaba desde allí hacia el sur. Pero a la vez, la rebelión en La Paz inmovilizaba a Goyeneche en Oruro, y lo privaba de comunicaciones y auxilios desde el Desaguadero. El virrey del Perú, José Fernando de Abascal y Sousa, envió a La Paz fuerzas indígenas del Cusco, de modo que Goyeneche quedó libre para operar contra Cochabamba.


Batalla de Sipe Sipe

Goyeneche salió de Oruro el 4 de agosto, rumbo a Cochabamba que distaba 40 leguas. Dividió sus fuerzas en 3 divisiones: división de vanguardia a cargo del brigadier Juan Ramírez; división centro (la más poderosa) bajo sus órdenes directas; y división de retaguardia al mando de su primo, el brigadier Pío Tristán. Evitando el camino principal que une Oruro con Cochabamba, siguió el camino de Paria y los altos de Tapacarí, descendiendo por la cuesta de las Tres Cruces.

El 7 de agosto llegaron a Cochabamba Díaz Vélez y 600 soldados del Ejército del Norte enviados por Juan José Castelli desde Chuquisaca.


El 13 de agosto la vanguardia realista llegó frente al pequeño pueblo de Sipe Sipe. Mientras descendía la cuesta de las Tres Cruces, comenzó a recibir fuego desde unas lomadas donde se habían apostado los revolucionarios. Goyeneche ordenó a Ramírez que ocupara esa posición a fin de no detener el avance. Ya se encontraban frente a Sipe Sipe las tropas de la división centro, pero aún faltaba que llegara la división de retaguardia; Goyeneche decidió no esperar.


Mientras la división centro amagaba un ataque frontal, otras fuerzas realistas al mando de Ramírez flanquearon la posición de los revolucionarios y atacaron a estos con arma blanca. Tras breve lucha, los defensores abandonaron la posición y se replegaron a otra altura al otro lado del río Amiraya.

Alrededor de las 15 horas Goyeneche se reunió con Ramírez y entre ambos trazaron planes para la continuación de la batalla. En primer lugar decidieron ocupar el caserío de Sipe Sipe, en manos de los revolucionarios, antes de que cayera la noche. El ataque fue efectuado por tres columnas: Goyeneche al centro, Ramírez por la derecha y Tristán por la izquierda. Los revolucionarios no cedieron y durante tres horas la batalla estuvo indecisa, hasta que finalmente los realistas quedaron dueños del poblado. Ya anochecía, de modo que las sombras de la noche favorecieron la dispersión de los vencidos, que escaparon así a la captura.

Los realistas capturaron muchas armas, y toda la artillería rebelde (ocho cañones). Los vencedores informaron que las bajas de los revolucionarios ascendían a seiscientos muertos, mientras que en el bando realista se contaron quince. Algunos autores han puesto en duda estas cifras.


La victoria en Sipe Sipe abrió a Goyeneche el camino hacia la capital de Cochabamba, a donde entró sin lucha el 21 de agosto, siendo recibido en triunfo, aunque tal vez, como dice un autor realista entre aplausos y aclamaciones, producto más bien del temor que de verdadero arrepentimiento.

Consecuencias
Como consecuencia de la batalla de Sipe Sipe se produjo la caída de Cochabamba y el fin de la rebelión en ese distrito, que había durado once meses. La caída de este bastión revolucionario movió a los habitantes de Potosí y Chuquisaca a congraciarse con los vencedores, quedando en septiembre de ese año pacificado gran parte del Alto Perú. Goyeneche adelantó sus vanguardias hasta Tupiza, con el fin de buscar un enfrentamiento decisivo contra el Ejército Auxiliar, que finalmente no se dio.


Aunque la revolución de Cochabamba fue derrotada en Sipe Sipe, los habitantes de esta región continuaron hostilizando a los realistas, con suerte diversa, hasta que en 1813 el Ejército del Norte (o Ejército Auxiliar) al mando de Manuel Belgrano avanzó en socorro de los revolucionarios. Allí comenzó otra etapa en la revolución de Cochabamba.

Extraido en Wikipedia

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Legado de los Incas

El legado de las antiguas culturas andinas, como la Chavín, Paracas, Huari, Tiahuanaco y otros, fue la base sobre la que el Imperio de los Incas desarrollaron una civilización agraria y teocrática que, a pesar de su poder y extensión, no pudo resistir el avance de los conquistadores españoles.

El imperio Inca, también llamado Tahuantinsuyo (cuatro direcciones), data del siglo XII. Tuvo su período más próspero en el siglo XV, cuando se expandió geográficamente y culturalmente. A mediados del siglo XVI, reunió a más de 12 millones de personas que hablan por lo menos veinte idiomas. Habían conquistado un vasto territorio que se extendía a lo largo del Océano Pacífico y los Andes, desde el río Putumayo (que marca hoy en día la frontera norte del Ecuador) hasta el río Maule en Chile central, que cubre aproximadamente 4.800 kilometros de longitud .

La palabra Inca que significa "jefe", "Príncipe". Los conquistadores españoles llamaron a los nativos de la "gente de lo…

Los Tercios Españoles

Un tercio era una unidad militar del Ejército español durante la época de la Casa de Austria. Los tercios fueron famosos por su resistencia en el campo de batalla, formando la élite de las unidades militares disponibles para los reyes de España de la época.

Los tercios fueron la pieza esencial de la hegemonía terrestre, y en ocasiones también marítima del Imperio español. El tercio es considerado el renacimiento de la infantería en el campo de batalla y es muy comparado con las legiones romanas o las falanges de hoplitas macedónicas.

Los Tercios españoles fueron el primer ejército moderno europeo, entendiendo como tal un ejército formado por voluntarios profesionales, en lugar de las levas para una campaña y la contratación de mercenarios usadas típicamente en otros países europeos.

El cuidado que se ponía en mantener en las unidades un alto número de "viejos soldados" (veteranos) y su formación profesional, junto a la particular personalidad que le imprimieron los orgulloso…

El Imperio Inca

El Imperio Inca fue la etapa en que la civilización Inca logró su máximo nivel organizativo y se consolidó como el estado prehispánico de mayor extensión en América.

Abarcó los territorios andinos y circundantes desde San Juan de Pasto, al norte, hasta el río Maule, al sur; actualmente territorios del sur de Colombia, pasando por Ecuador, Perú, Bolivia, hasta el centro de Chile y el noroeste de Argentina.

El Tawantinsuyu (nombre original que tuvo el imperio) significa en quechua: "las cuatro regiones" y proviene de la división en suyos que tuvo: Chinchaysuyu al norte, Collasuyu al sur, Antisuyu al este y Contisuyu al oeste.

La capital del Imperio fue la ciudad de Cusco (conocida como el "ombligo del mundo"), por ser el centro de desarrollo de la etnia Inca desde sus inicios y su fundación -según la tradición- por Manco Cápac.
El imperio comenzó a formarse a partir de la victoria de Pachacútec frente a la confederación de estados chancas en el año 1438.

Luego de la …

Los Guerreros Incas

El Ejército Inca era un ejército multiétnico encargado de defender la soberanía de sus tierras, expandirlas y sofocar rebeliones. A menudo era también usado para intereses políticos como las ejecuciones o golpes de Estado.

A medida que la soberanía inca crecía en tamaño y población el ejército hacía igual. Las mayores concentraciones de guerreros incas en las épocas del esplendor del imperio llegaron a componer 200.000 guerreros en un solo ejército

El militarismo que tenía la monarquía inca hacía de éste un importante cargo. A los soldados se les brindaba alimentación, vestimenta y una ayuda estatal en reemplazos para su familia en lo que respectaba a la actividad agraria que el levado debería estar cumpliendo, de tal manera que ser guerrero permanente no era un mal cargo y hasta inclusive ocupaba su propio espacio en la pirámide político-social.

Cuando volvían de una campaña exitosa a Cusco, niños y mujeres los recibían como héroes y se hacía una ceremonia en honor a ellos. La ceremo…

La Conquista de Mexico

La Conquista de México se refiere principalmente al sometimiento del estado mexica o azteca, lograda por Hernán Cortés en el nombre de Carlos I y a favor del entonces rampante imperio español entre 1519 y 1521, año en que cayó la ciudad de México-Tenochtitlan en poder de los conquistadores españoles.

Hubo otras expediciones y campañas militares, tanto de Hernán Cortés como de sus capitanes, entre 1521 y 1525, en la zona central, norte y sur del territorio de la actual nación mexicana, las cuales fueron estableciendo paulatinamente, los límites de la Nueva España.

A partir de estos acontecimientos que modificaron drásticamente la geopolítica mundial en los albores del siglo XVI, habrían de transcurrir aproximadamente tres siglos de dominación y colonialismo para que gran parte de los territorios, cuya épica conquista aquí se relata, se transformaran por medio de una guerra de independencia, en lo que es hoy finalmente la República de México.

Las conquistas y colonizaciones de la peníns…

El Origen de Los Taínos

Los taínos integraron una raza indígena dentro de la familia lingüística arahuaca y eran procedentes del área de lo que ahora es Venezuela, aunque a lo largo de los siglos fueron poblando las distintas islas del arco antillano.

Cuando los taínos propiamente dichos llegaron al Caribe, éste ya estaba habitado por otros pueblos, también arahuacos como los iñeris y los siboneyes, y otros pueblos más antiguos como los guanahatabeyes-arcaico, macorís y los ciguayos (macorís de arriba)

Cuando los primeros navegantes españoles llegaron a las islas del Caribe, los diversos cacicazgos de La Española estaban en plena lucha etnias caribes procedentes de América del sur y que ya habían conquistado las Antillas Menores. En ese entonces la sociedad taína se dividía en unos cinco reinos controlados por caciques, a quienes se les pagaba tributo. De las Casas en su libro Historia General de las Indias relata que en el año de 1508 quedaban unos 60.000 taínos en isla de La Española, para 1531 la explota…

El Origen de los Mexicas

La historia del origen de los mexicas no debe verse principalmente como una narración históricamente fidedigna, sino como una invención de valor simbólico. De hecho, a que a partir de 1428 Tlacaélel impulsa una reforma de la historia mexica, buscando que su pasado se adecue a la nueva posición del grupo en la política regional. Esta reforma no busca borrar el pasado, sino realzar su origen y equipararlo a los de las dinastías dominantes, formando así parte de los regímenes zuyuanos, tan propios de las culturas mesoamericanas del posclásico.

Así, la información debe cernirse para saber lo que en realidad pasó; analizando las fuentes históricas, encontramos que hay sucesos que se marcan de manera especial, que sobresalen. Continuando con este análisis, reconstruimos la verdadera historia de los mexicas, pueblo cuyo primer asentamiento en el altiplano central ocurre en la región de Tenayuca, fundando el poblado de Huixachtitlan en 1240, de donde se extienden a otras localidades.


Orígenes…

La Reforma Protestante

Durante el siglo XVI, varios religiosos, pensadores y políticos intentaron provocar un cambio profundo y generalizado en los usos y costumbres de la Iglesia Católica en la Europa Occidental, especialmente con respecto a las pretensiones papales de dominio sobre toda la cristiandad.

A este movimiento religioso se le llamará posteriormente Reforma Protestante, por ser un intento de reformar la Iglesia Cristiana buscando la revitalización del cristianismo primitivo y que fue apoyado políticamente por un importante grupo de príncipes y monarcas que "protestaron" contra una decisión de su emperador. Este movimiento hundía sus raíces en elementos de la tradición católica medieval, como el movimiento de la Devoción moderna en Alemania y los Países Bajos, que era una piedad laica antieclesiástica y centrada en Cristo.

Además, la segunda generación del humanismo la siguió en gran medida. Comenzó con la predicación del sacerdote católico agustino Martín Lutero, que revisó las doctrina…

Descubrimiento de América

La expresión descubrimiento de América se usa habitualmente para referirse a la llegada a América de un grupo expedicionario español que, representando a los Reyes Católicos de Castilla y Aragón, partieron desde el Puerto de Palos de la Frontera, comandados por Cristóbal Colón, y llegaron el viernes 12 de octubre de 1492 a una isla del mar Caribe llamada Guanahani. Los viajes de los portugueses a India siguiendo la costa Africana significaron un estímulo para quienes creían en la ruta hacia el oeste como el camino más corto para llegar hasta Asia. Cristóbal Colón fue partidario de esta hipótesis. Apoyado por la monarquía española, organizó un viaje de exploración que lo condujo a la costa americana en 1492. Cristóbal Colón creía que había llegado al continente asiático, denominado por los europeos Indias y murió sin saber que había llegado a un continente desconocido por los europeos.

La expresión "descubrimiento de América" para referirse a la llegada de Colón al continente…